¿El Cártel de Sinaloa aportó dinero a la campaña de López Obrador en 2006?

10
FOTO: Isaac Esquivel

El sexenio del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador ha sido uno de los más violentos de los últimos tiempos, la estrategia de seguridad es ampliamente cuestionada e incluso se ha hablado de algún pacto con los grupos criminales, específicamente con el Cártel de Sinaloa, algo que, de acuerdo con la periodista Anabel Hernández, data desde 2006.

Según lo que la especialista en narcotráfico plasmó en su columna publicada en el medio DW, el actual mandatario de México habría recibido entre dos y cuatro millones de dólares para su campaña presidencial de 2006, dinero que emanó del crimen organizado y que se distribuyó de manera organizada a cuatro colaboradores del político mediante los hombres de confianza de Arturo Beltrán Leyva, quien en ese momento mantenía una lucrativa alianza con Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada.

En su columna, la periodista refiere una investigación realizada entre 2010 y 2011 por la Fiscalía Federal del Distrito Sur de Nueva York y la DEA, hasta ahora secreta, mediante la cual se obtuvieron pruebas sólidas –grabaciones de audio– de que el Cártel de Sinaloa aportó la cantidad de dinero mencionada a la campaña del político.

Por su parte, Hernández se enteró de este financiamiento en 2020, tras un año de investigar al “Barbas”, como era conocido Arturo Beltrán Leyva, sus investigaciones arrojaron que la organización criminal pidió contar con protección y tener el derecho a participar en el nombramiento del Procurador General de la República si López Obrador ganaba la elección, a cambio de entregar las millonarias cantidades.

Las personas detrás del acuerdo

Desde que López Obrador era jefe de Gobierno de la Ciudad de México se hizo famosa una persona que siempre lo acompañaba, su chofer Nicolás Mollinedo, mejor conocido como Nico. También Mauricio Soto Caballero, actualmente miembro del congreso nacional del partido oficial Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

El empresario dueño de minas de mármol Francisco León García, alias “Pancho León”, también participó en el acuerdo, pero por poco tiempo, ya que en marzo de 2007 desapareció en Saltillo, Coahuila, sin que hasta el momento se conozca su paradero.

La cuarta persona involucrada en el acuerdo es el empresario Emilio Dipp Jones, quien tenía actividades económicas en Coahuila y en Acapulco, Guerrero, ciudad que estaba bajo el control de los Beltrán Leyva.

Por parte del Cártel de Sinaloa fueron tres los involucrados, el nombre más fuerte era el del narcotraficante Edgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, uno de los principales socios de Arturo Beltrán Leyva; Roberto Acosta Islas, alias “El R”, uno de los lugartenientes de “El Barbas” y encargado financiero, además de Roberto López Nájera, operador de los Beltrán Leyva y responsable del pago de sobornos del cártel a autoridades en México.

“Operación Polanco” fue el nombre que la DEA le dio al documento de investigación, esto debido a que la mayoría de las reuniones entre los involucrados ocurrieron en un inmueble de la prestigiosa zona de la Ciudad de México.

Jugando en dos bandos

Aquel 2006 el Cártel de Sinaloa no sólo dio apoyo a la campaña de AMLO, quien, según la investigación, llamó personalmente a “La Barbie” para agradecerle y pedirle que bajara la violencia, también dieron apoyo a la campaña de su rival, Felipe Calderón, quien finalmente ganó y fue el presidente.

Durante el sexenio de Calderón –en el cual se inició la Guerra contra el Narco–  el Cártel de Sinaloa recibió protección por parte de diferentes autoridades, principalmente del Secretario de Seguridad Pública Federal, Genaro García Luna.

Con información | La Opinión

Obtén información al instante, únete a nuestra comunidad digital

Síguenos en nuestras cuentas de Redes Sociales

Instagram: @mexiconews24

Twitter: @mexiconews24