Karam es trasladado del Reclusorio Norte al Hospital General de Balbuena

12
Jesús Murillo Karam - MéxicoNews24

Este jueves llevaron al exprocurador General de la República, Jesús Murillo Karam, acusado de los delitos de desaparición forzada, tortura y contra la administración de justicia por el caso Ayotzinapa, del Reclusorio Norte al Hospital General de Balbuena en la alcaldía Venustiano Carranza.

Te puede interesar: Rafael Caro Quintero no podrá ser extraditado aún a EE. UU.

Al exfuncionario, que permanece preso en el penal federal desde el pasado 24 de agosto, lo trasladaron al hospital capitalino y posteriormente lo llevaron de regreso al reclusorio.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad Ciudadana, al exprucurador, señalado de ser el artífice de la llamada “verdad histórica” en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, se le realizó una tomografía en el tórax con el propósito de darle seguimiento a su estado de salud.

La dependencia detalló que el traslado de Murillo Karam se dio de acuerdo a los protocolos establecidos por las autoridades penitenciarias para revisar su salud debido a que tiene un diagnóstico de Enfermedad pulmonar obstructiva crónica, conocida como EPOC.

El extitular de la extinta PGR quedó detenido sin oponer resistencia el pasado 19 de agosto en su casa en las Lomas de Chapultepec por elementos de la Fiscalía General de la República y de la Secretaría de Marina, por su presunta responsabilidad en la obstrucción de justicia en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014.

Posteriormente, el 24 de agosto, lo vincularon a proceso por el hecho mencionado y se le dictó prisión preventiva justificada como medida cautelar, pese a que por ley se le podría otorgar la prisión domiciliaria debido a su edad, sin embargo, por tener un alto riesgo de fuga, el juez federal ordenó que permaneciera en el Reclusorio Norte.

Murillo Karam es el exfuncionario de más alto nivel del gobierno del expresidente Enrique Peña Nieto detenido por la desaparición de los jóvenes. De comprobarse su culpabilidad podría quedar sentenciado de 43 a 82 años de prisión.

Con información del Sol de México

Para obtener información al instante por nuestro Instagram

A tiempo real por el twitter